Noticias Arquidiocesanas Locales
R.P. Danilo Vaccari Imprimir E-mail

Compartir

p.vaccariEL LUNES 7 DE MARZO FALLECIÓ EN ASUNCIÓN DE PARAGUAY EL R P DANILO VACCARI.

TRANSCRIBIMOS SUS PALABRAS AL CELEBRAR 62 AÑOS DE SACERDOCIO.

Infinitamente grato a Dios, acabo de celebrar 62 años de mi sacerdocio. Fui ordenado el 25 de mayo de 1947 en la pequeña iglesia parroquial de Velai de Feltre (Italia), a la edad de 24 años. El primer aniversario lo celebré en Buenos Aires, coincidiendo felizmente con la fiesta patria de Argentina. En esta Nación, entre Buenos Aires y Santa Fe, estuve por tres años y medio.

Llegué al Paraguay el 26 de setiembre de 1951. A los 3 meses fui enviado a La Piedad para habilitar el Hogar de ancianos y construir la iglesia. Ambos edificios fueron donados por la Familia Barbero. Después de 19 años, y precisamente en Enero de 1971 fui trasladado a San Miguel Arcángel para ocuparme de la Parroquia, fundada por el Padre Ernesto Agostinetti. Le sucedí a aquel santo varón de Dios que fue el Padre Antonio Fontana.

El 19 de marzo de 1979, después de casi 28 años de permanencia en este País, fui trasladado a Argentina, en la cual permanecí durante 29 años, como cura Párroco sucesivamente en Villa Madero (6 años), santa Fe (12 años), Pergamino (3 años), Tapiales (1 año); con otros cargos en VillaMadero y en el Hogar de Tapiales. Finalmente el 8 de febrero he vuelto al Paraguay.

¡Sesenta y doy años! ¿Podía yo imaginarme que llegaría a tanto cuando en la ordenación me encontraba postrado en tierra mientras todo el pueblo suplicaba la ayuda de todos los santos? ¡Cuánto comprendo ahora la necesidad de su ayuda! Y no sólo la de los santos, sino de todos – digo todos – los fieles. Ahora más que nunca comprendo lo inmenso de mi deuda con todas las personas que en 62 años me han ayudado con su colaboración y especialmente con su oración. Después de a Dios, de mis familiares y de mi congregación, debo mi perseverancia a ellos. Nunca estaré en condiciones de retribuirle como se merecen. Pero si no lo puedo hacer yo, lo puede hacer el Señor, que, como leemos en la Biblia, nos dice: “El que ayuda al Profeta merece la paga del Profeta”. Con su oración, con sus sacrificios, con su comprensión, con su tolerancia y con su perdón, me han ayudado en la administración de los miles y miles de Bautismos, en los numerosos casamientos, en las interminables horas de confesiones, en las predicaciones de Retiros a niños, a jóvenes, a adultos, en la atención a tantos enfermos. Todos merecen compartir los méritos del Profeta. Ahora ellos ni se dan cuenta de lo que merecen. ¡Qué sorpresa tendrán cuando se presenten al Señor para recibir la paga! Pero quiero subrayar de modo especial la participación en las más de veintisiete mil Misas que he celebrado: no sólo en las que ellos estuvieron presentes, sino también en todas las demás, porque si pude celebrarlas se lo debo a su continua ayuda para que siguiese superando toda clase de tentaciones. El poco tiempo que todavía me queda lo estoy empleando para orar por todos aquellos a quienes debo esta ayuda. Sólo en el Cielo descubriré aquellas miles y miles de personas.

Señor, ya estoy llegando a la meta. Por la ayuda de innumerables hijos tuyos, he combatido el buen combate sin desviaciones. He mantenido la Fe aún en los momentos más oscuros. Te agradezco desde ya el jornal que me vas a pagar. Te ruego por mis familiares, por mis Hermanos y Hermanas Guanellianos y por todas las ovejas que tú, Pastor bueno, pusiste a mi cuidado, para que participen eternamente de tu gloria.

 
Misa por el día de la Mujer Imprimir E-mail

Compartir

virgen mariaEn este Día Internacional de la Mujer quiero dar gracias al Señor por la vida, la vocación y la misión de cada mujer en el mundo, que se convierte en un reconocimiento concreto y directo a todas las mujeres, por todo lo que representan para el bien de la humanidad.

Recuerdo lo que San Juan Pablo II decía de ellas en un contexto de oración y gratitud:
«La Iglesia desea dar gracias a la Santísima Trinidad por el "misterio de la mujer" y por cada mujer, por lo que constituye la medida eterna de su dignidad femenina, por las "maravillas de Dios", que en la historia de la humanidad se han realizado en ella y por ella.» (cfr. Carta apostólica Mulieris dignitatem n. 31).

Que este día nos sirva para tomar conciencia como testigos y promotores de su dignidad y defensa de sus derechos, en una sociedad que no siempre los ha considerado y cuidado.

Con este motivo, hoy celebraré la Santa Misa en la Iglesia Catedral Metropolitana a las 20hs.

Mons. José María Arancedo
Arzobispo de Santa Fe de la Vera Cruz

 
Invitación Acto de Bendición y Colocación de la Piedra Fundamental CASA SACERDOTAL "SAN JOSÉ" Imprimir E-mail

Compartir

Arzobispado de Santa Fe de la Vera Cruz
         República Argentina

A los Sacerdotes, Diáconos, Religiosas y Religiosos, Laicos, Instituciones Educativas, Asociaciones y Movimientos Apostólicos de la Arquidiócesis de Santa Fe de la Vera Cruz.

Queridos hermanos:

Con gratitud y la confianza puesta en Dios, deseo comunicarles que en este mes de Marzo vamos a iniciar las obras de nuestra Casa Sacerdotal, que durante mucho tiempo hemos visto su necesidad y conversado sobre su realización. Hoy iniciamos la etapa de su construcción, luego de haber cumplido las instancias previas y los trámites correspondientes, ello nos permite dar este paso en su concreción.

Dada la importancia de esta obra al servicio de nuestros sacerdotes, he considerado oportuno realizar el acto de bendición del terreno y la colocación de la piedra fundamental. Elegí, por lo significativo de la fecha, la Fiesta de San José, el próximo sábado 19 de Marzo a las 10 hs. A tal efecto los invito a participar, bajo el patrocinio de San José, a un acontecimiento que hace a la vida de nuestra Arquidiócesis. La dirección es Pedro Díaz Colodrero al 2400, entre Aristóbulo del Valle y Pedro Vittori, de la Ciudad Sede.

Esperando contar con sus oraciones y valorada presencia, les hago llegar junto a mi afecto y oraciones, mi bendición en el Señor Jesús y María Santísima, Nuestra Madre de Guadalupe.

Mons. JOSÉ MARÍA ARANCEDO
Arzobispo de Santa Fe de la Vera Cruz

 
Mons. Moisés Julio BLANCHOUD Imprimir E-mail

Compartir

mons.blanchoud+ 28/02/2016
El Arzobispo de Santa Fe de la Vera Cruz, el Clero y toda la Iglesia Arquidiocesana, junto a sus familiares, participan su Pascua hacia la Casa del Padre Celestial y el encuentro personal con el Resucitado, a quien anunció y proclamó con fidelidad y de quien manifestó con vehemencia su misericordia.

Nacido en Esperanza (Pcia. Santa Fe) el 04/09/1923; egresado del Seminario Metropolitano “Ntra. Señora de Guadalupe” de Santa Fe, fue ordenado sacerdote el 14/12/1947; desde entonces se desempeñó como profesor y formador en el mismo Seminario; Párroco de Santa Teresita del Niño Jesús (Ciudad de Santa Fe); consagrado Obispo Auxiliar el 24/04/1960 y Obispo titular el 07/03/1963 de la Diócesis de la Villa de la Concepción del Río Cuarto (Córdoba); partícipe activo y comprometido en todas las sesiones del Concilio Vaticano II; promovido a Arzobispo de Salta el 31/03/1984; renunciando por edad el 07/08/1999; por ello se le reconoce como Arzobispo emérito de Salta; desde entonces residente en nuestra ciudad, fue nombrado Capellán del Carmelo San José y Santa Teresa de las H.H. Carmelitas Descalzas; desde el 01/10/2002 al 30/03/2003 se desempeñó como Administrador Apostólico de la Arquidiócesis de santa Fe de la Vera Cruz.

Hizo realidad en toda su vida sacerdotal y episcopal, el lema de su escudo que lo identificó desde 1960: …“servir incansablemente…”.

 
Via Crucis Juvenil Arquidiocesano Imprimir E-mail

Compartir

 
<< Inicio < Prev 1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 Próximo > Fin >>

Página 10 de 136