Desde el Evangelio
22 de abril de 2017 - Los discípulos de Jesús y la Iglesia PDF Imprimir E-mail

Compartir

LOS DISCÍPULOS DE JESÚS Y LA IGLESIA

Con la Resurrección de Jesucristo comienza una nueva etapa en la vida de los discípulos que es, al mismo tiempo, el comienzo de la Iglesia. El centro es la persona de Jesucristo, pero a partir de la Pascua con una nueva presencia. La certeza es que Cristo, después de su resurrección vive, y sigue viviendo junto a ellos. Lo que ha cambiado es el modo de su presencia, no ya en lo visible de su humanidad sino a los ojos de la fe. Esto no le quita fuerza a su presencia, por el contrario, les abre el camino a un nuevo modo de relacionarse con él. En las diversas apariciones de Jesús después de la Pascua los evangelios nos muestran este nuevo tiempo y esta nueva presencia. La fe no lo hace existir a Jesús, ella nos permite verlo y relacionarnos con él en una nueva dimensión.

¿Cómo podemos relacionarnos hoy con él? Creo que esta es la pregunta esencial. Jesucristo no es alguien del pasado a quien recordamos, sino alguien que vive y sigue teniendo para mí, aún más que en los tiempos de su vida histórica, su misma presencia y que hoy me dice: “Yo soy el Camino, la Verdad y la Vida” (Jn. 14, 6). La fe no crea un hecho, al contrario, ella necesita del testimonio de quienes han visto ese hecho. Así se trasmite la fe, por el testimonio de quienes han visto y oído. La fe cristiana se apoya en Jesucristo, el primer testigo de nuestra fe que ha venido a revelarnos a Dios y nuestra dignidad de ser sus hijos. Esta verdad es la que nos trasmiten los apóstoles en los evangelios. Jesucristo es hoy el camino que da sentido a la vida del hombre.

La duda del apóstol Tomás y la respuesta de Jesús nos ayudan a comprender esta nueva realidad. Todo parecería que Tomás sigue viviendo la etapa histórica de Jesús, quiero verlo y tocarlo físicamente, no ha comprendido su nuevo modo de presencia después de la resurrección, con todo Jesús le da esa oportunidad pero concluye diciéndole: “En adelante no seas incrédulo, sino hombre de fe. … Ahora crees, porque me has visto. ¡Felices los que creen sin haber visto!" (Jn. 20, 27-29). Además, en este camino de Jesucristo hacia nosotros, él nos quiere involucrar para hacernos sus discípulos, cuando nos dice: “Como el Padre me envió a mí, yo también los envío a ustedes” (Jn. 20, 21). Aquí nace la Iglesia y sigue naciendo en nosotros. Este envío de Jesucristo al mundo se prolonga en la Iglesia.

Reciban de su obispo, junto a mi afecto y oraciones, mi bendición en el Señor.

Mons. José María Arancedo
Arzobispo de Santa Fe de la Vera Cruz

 
15 de abril de 2017 - Celebramos la Pascua PDF Imprimir E-mail

Compartir

CELEBRAMOS LA PASCUA

Con gozo celebramos la Pascua del Señor, que es también nuestra Pascua. No contemplamos algo ajeno a nosotros; lo que acontece en Cristo es verdad y camino para nuestra vida. En la Pascua se cumple el sentido del envío de Jesucristo como expresión del amor de Dios por sus hijos, por nosotros: “Si, Dios amó tanto al mundo, que entregó a su Hijo único para que todo el que cree en él no muera, sino que tenga vida eterna. Porque Dios no envío a su Hijo para juzgar el mundo, sino para que el mundo se salve por él" (Jn. 3, 16-17). Somos destinatarios de esta historia de amor que tiene su fuente en Dios y su realización plena en Jesucristo.

Esta historia de amor salvífico, que tiene su origen en Dios al enviarnos a su Hijo, encuentra también su razón en nosotros como consecuencia del pecado que ha herido nuestra naturaleza. Si no partimos de la conciencia de nuestra fragilidad, no es fácil comprender el sentido profundo y la necesidad que tenemos de la Pascua. Esta conciencia era muy viva en san Pablo, cuando decía que sentía una división en su interior que le impedía hacer el bien que quería, y hacía el mal que no quería (cfr. Rom. Cap. 7). Para san Pablo la Pascua era el triunfo de Cristo sobre esta realidad de la condición humana, y la posibilidad de superarla participando de su victoria. La Pascua es para el hombre la posibilidad de sanar esa división que le impide vivir el camino de la verdad y el bien, del amor y la paz. La Pascua es liberación de las ataduras del pecado.

Ahora bien, ¿cómo nos apropiamos de este triunfo de Cristo en nuestra vida? Es el mismo quién nos da la respuesta cuando nos habla de enviarnos su Espíritu para comunicarnos su victoria como gracia. Pascua se completa en Pentecostés. Por la fe iniciamos este camino de encuentro con Cristo como don que se apoya en su Palabra, se vive en la Oración y crece en la vida sacramental. Esta es la razón y actualidad de la Iglesia, como comunidad instituida por Jesucristo para dejarnos en ella su Palabra y los Sacramentos. La vivencia de la Pascua, por otra parte, no debe quedarse en la intimidad de una celebración, nos debe hacer testigos comprometidos en nuestras relaciones y en la vida social.

Reciban de su obispo, junto a mi afecto y oraciones, mi bendición en el Señor.

Mons. José María Arancedo
Arzobispo de Santa Fe de la Vera Cruz

 
08 de abril de 2017 - Domingo de Ramos PDF Imprimir E-mail

Compartir

DOMINGO DE RAMOS

Jesús inicia, en el Domingo de Ramos, la Hora para la cual él ha venido. La Iglesia nos invita a participar de este acontecimiento central de su vida, que es fuente de nuestra salvación. Todo lo que acontece en Jesucristo nos tiene como destinatarios personales. Cuando nos descubrimos en esta dimensión propia de su misión damos el primer paso para comprender y vivir el camino de su muerte y resurrección. Estamos llamados a pasar de espectadores de un drama a ser partícipes de su vida y misión. La fe no nos invita a asistir a algo que le pasó a él, sino a lo que él hizo y asumió por nosotros. Así, la fe es la que nos introduce en una lectura y comprensión de la vida, muerte y resurrección de Jesús.

Por la fe comprendemos que en la humanidad de Jesús está nuestra propia humanidad. San Pablo cuando nos habla del bautismo como comienzo de una vida nueva, nos remite a esta realidad de la Pascua, a la que estamos llamados a participar, diciéndonos: “Por el bautismo fuimos sepultados con él en la muerte, para que así como Cristo resucitó por la gloria del Padre, también nosotros llevemos una Vida nueva”, para concluir: “si hemos muerto con Cristo, creemos que también viviremos con él" (Rom. 6, 4-6). La muerte y resurrección de Jesús es el momento más importante de la historia de la humanidad, porque en ella el hombre encuentra el camino definitivo que da sentido a su vida. Siempre recuerdo las palabras del Concilio Vaticano II, cuando afirma: “En realidad, el misterio del hombre sólo se esclarece a la luz del misterio del Verbo encarnado” (G.S. 22).

Al participar en la celebración de este Domingo de Ramos pensemos con gratitud en el camino que Jesús ha hecho por nosotros, por mí. Todo encuentro con Él es principio de una vida nueva, siempre hay algo nuevo que el Señor me quiere decir y, tal vez, pedir. No soy alguien más para él sino único, y con una misión a la que me llama. ¡Que podamos en esta Semana Santa encontrarnos con él, escucharlo y responderle con generosidad! Él quiere caminar hoy con nosotros, para seguir predicando el Evangelio del amor y la vida, de la verdad y la paz, de la justicia y la solidaridad. Una Semana Santa vivida junto al Señor, es la mejor garantía para vivir año pleno de vida cristiana y eclesial.

Reciban de su obispo, junto a mi afecto y oraciones, mi bendición en el Señor.

Mons. José María Arancedo
Arzobispo de Santa Fe de la Vera Cruz

 
01 de abril de 2017 - Yo soy la resurrección y la vida PDF Imprimir E-mail

Compartir

YO SOY LA RESURRECCIÓN Y LA VIDA

En este 5° domingo de Cuaresma la liturgia nos presenta el último de los signos en los que Jesús manifiesta su poder, la llamada resurrección de Lázaro. El término resurrección referido a Lázaro no corresponde al sentido que tiene en el Evangelio. La realidad de la resurrección implica el triunfo definitivo sobre la muerte que Cristo realizó en la Pascua. No consiste en volver a la vida terrena, como es el caso de Lázaro, sino en adquirir un nuevo estado de vida, un cuerpo espiritual e incorruptible no atado a la contingencia de lo humano. San Pablo lo define, diciendo que: “Él transformará nuestro pobre cuerpo mortal, haciéndolo semejante a su cuerpo glorioso” (Flp. 3, 21).

Esta nueva realidad hacia la que estamos en camino tiene en Jesucristo su fuente que nos adquirió por su muerte y resurrección. La Pascua es “la hora” de Jesucristo en la que se cumple la misión para la cual ha sido enviado y se convierte, para nosotros, en el centro de nuestra fe y en la certeza de nuestra esperanza. Así lo vive y nos lo trasmite san Pablo, así lo predica la Iglesia, cuando nos dice: “Y si Cristo no resucitó, es vana nuestra predicación y vana también la fe de ustedes” (1 Cor. 15, 14). La llamada resurrección de Lázaro es solo la ocasión del anuncio de algo que lo trasciende, y que se expresa en el diálogo se Jesús con Marta, cuando le reclama por su hermano, y a la que Jesús le dice: “Yo soy la Resurrección y la Vida. El que cree en mí, aunque muera, vivirá; y todo el que vive y cree en mí, no morirá jamás. ¿Crees esto?" (Jn. 11, 25-26). Esta pregunta sigue siendo actual y siempre espera de nuestra respuesta, porque es el centro de nuestra fe.

La liturgia nos va a ir preparando para acompañar a Jesús en la cercanía de su “Hora”, e ingresar con él en la celebración del Domingo de Ramos, en la Semana Santa. Es un tiempo en que la Iglesia nos invita a renovar nuestro encuentro con el Señor. Tiempo de oración y de reconciliación con Dios. La fecundidad espiritual de una celebración depende de la preparación con la que disponemos nuestro espíritu para vivirla. No nos acerquemos como espectadores sino como partícipes y destinatarios del misterio que vamos a celebrar. Con la Pascua iniciamos un año de gracia y de compromiso cristiano.

Reciban de su obispo, junto a mi afecto y oraciones, mi bendición en el Señor.

Mons. José María Arancedo
Arzobispo de Santa Fe de la Vera Cruz

 

 
<< Inicio < Prev 1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 Próximo > Fin >>

Página 4 de 105